Espondiloartrosis cervical: guía completa para su diagnóstico y tratamiento

Bienvenidos a esta guía completa sobre la espondiloartrosis cervical, una enfermedad que afecta a muchas personas y que puede causar dolor e incomodidad en el cuello. En este artículo, exploraremos en detalle los síntomas de esta afección, su causa y las opciones de tratamiento disponibles.

«La espondiloartrosis cervical no tiene por qué ser el fin del mundo, ¡hasta los huesos tienen sentido del humor!»

¿Cuáles son los síntomas de la Espondiloartrosis cervical?

La espondiloartrosis cervical se caracteriza principalmente por dolor en el cuello, rigidez, debilidad, hormigueo y limitación del movimiento. Estos síntomas pueden variar en intensidad y duración de una persona a otra.

Además, los síntomas de la espondiloartrosis cervical pueden incluir:

  • Dolor constante en el cuello que puede irradiar hacia los brazos.
  • Dolor de cabeza.
  • Dificultad para mover el cuello.
  • Sensación de hormigueo en el cuello, hombros y brazos.

Asimismo, algunos pacientes pueden experimentar debilidad en los brazos, dificultad para coordinar los movimientos, tonturas al girar rápidamente la cabeza, sensación de «arena» dentro de la columna en la región del cuello y zumbidos frecuentes en el oído.

¿Cuál es la causa de la Espondiloartrosis cervical?

La espondiloartrosis cervical se produce debido al desgaste de los discos intervertebrales y el deterioro de las articulaciones cervicales. A medida que envejecemos, estos discos y articulaciones se desgastan y pueden causar dolor e incomodidad en el cuello.

Existen varias causas que pueden contribuir al desarrollo de la espondiloartrosis cervical, entre ellas:

  • Envejecimiento del cuerpo.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Mala postura.
  • Exceso de ejercicio físico.
  • Levantar peso constantemente o de forma incorrecta.
  • Movimientos anormales de las articulaciones.
Leer también:  Dolor en el pulmón: 10 causas principales y cómo actuar

Es importante tener en cuenta que aunque estas causas aumentan el riesgo de desarrollar la enfermedad, no garantizan su aparición.

¿Cuál es el tratamiento para la Espondiloartrosis cervical?

El tratamiento para la espondiloartrosis cervical se basa en aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente. Existen diferentes opciones de tratamiento que pueden ser utilizadas de forma individual o combinada, dependiendo de la gravedad de la afección.

Algunas posibilidades de tratamiento incluyen:

  • Uso de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios para aliviar el dolor y reducir la inflamación.
  • Sesiones de fisioterapia para fortalecer los músculos del cuello y mejorar la movilidad.
  • Aplicación de compresas calientes en el cuello para aliviar la inflamación de las articulaciones.

La fisioterapia para la espondiloartrosis cervical debe realizarse aproximadamente 5 veces por semana e incluir el uso de dispositivos como ultrasonido, TENS, microcorrientes y láser. Estos equipos pueden proporcionar alivio y contribuir a la recuperación del paciente.

En casos más graves, cuando el dolor y el malestar no mejoran con otros tratamientos, puede ser necesaria una cirugía para tratar la espondiloartrosis cervical. Sin embargo, esta opción se reserva para casos específicos y bajo la recomendación de un médico especialista.

La espondiloartrosis cervical no tiene por qué ser motivo de preocupación. Con los tratamientos adecuados y siguiendo las recomendaciones médicas, es posible aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Recuerda siempre consultar a un especialista para recibir un diagnóstico preciso y obtener el tratamiento adecuado para tu caso.

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.