Información adicional

La terapia por ondas de shock es un tratamiento no invasivo cada vez más utilizado en el campo de la fisioterapia. A través de la emisión de ondas de sonido a través del cuerpo, esta terapia busca aliviar la inflamación y estimular el crecimiento y reparación de diferentes tipos de lesiones, especialmente a nivel muscular y óseo.

Este tipo de tratamiento funciona emitiendo ondas de sonido en una frecuencia específica. Estas ondas penetran en los tejidos del cuerpo y provocan una serie de reacciones bioquímicas y biomecánicas que promueven la activación del metabolismo tisular. En otras palabras, la terapia por ondas de shock estimula la regeneración de tejidos y promueve la curación de diferentes lesiones.

La terapia por ondas de shock puede ser utilizada en el tratamiento de una variedad de condiciones, como la celulitis, tendinitis, fascitis plantar, espolón calcáneo, bursitis o codo de tenista. Uno de los beneficios más destacados de este tipo de tratamiento es su capacidad para reducir la inflamación local, aliviando así el dolor y la hinchazón en la zona afectada.

Otro beneficio de la terapia por ondas de shock es su capacidad para estimular la formación de nuevos vasos sanguíneos. Al aumentar la cantidad de sangre y oxígeno en la región tratada, esta terapia facilita la reparación de la lesión y acelera el proceso de curación. Además, la terapia por ondas de shock también estimula la producción de colágeno, una proteína fundamental para la reparación de músculos, huesos y tendones.

Además de estos beneficios, la terapia por ondas de shock también puede reducir la cantidad de sustancia P en el sitio de aplicación. La sustancia P es un neurotransmisor involucrado en la transmisión de señales de dolor. En casos de dolor crónico, la presencia de altas concentraciones de sustancia P puede contribuir a la perpetuación del dolor. A través de la reducción de la cantidad de sustancia P en el sitio de aplicación, la terapia por ondas de shock puede ayudar a aliviar el dolor crónico.

Leer también:  Electroterapia: Bienestar a través de la energía

¿Cuándo se indica la terapia por ondas de shock?

La terapia por ondas de shock con fisioterapia puede ser indicada en una variedad de casos. Por ejemplo, es especialmente eficaz en el tratamiento de alteraciones crónicas en los tendones, como la fascitis plantar, la inflamación del tendón de Aquiles, la tendinitis rotuliana, la tendinitis calcificante del hombro y el codo de tenista. Este tipo de tratamiento también puede ser beneficioso para problemas óseos, como la pseudoartritis, las fracturas por estrés, el retraso en la cicatrización de fracturas, la osteonecrosis y la osteocondritis disecante.

Además, la terapia por ondas de shock puede ser recomendada para problemas en la piel, como el retraso en la cicatrización de heridas, las úlceras, la celulitis y las quemaduras. En todos estos casos, la terapia por ondas de shock puede ser una alternativa eficaz y no invasiva para el tratamiento de estas condiciones.

¿Cómo se realiza el tratamiento?

La terapia por ondas de shock es prácticamente indolora. Sin embargo, en algunos casos, el fisioterapeuta puede utilizar una pomada anestésica para adormecer la región a tratar y aliviar cualquier incomodidad causada por el dispositivo.

Durante el procedimiento, la persona debe mantener una posición cómoda para permitir el acceso adecuado al área que será tratada. Luego, se aplica un gel en el sitio para facilitar el deslizamiento del aparato. A medida que se emiten las ondas de shock, se puede sentir una ligera sensación de presión o vibración en la zona. En la mayoría de los casos, se requieren de 3 a 10 sesiones de 5 a 20 minutos cada una para tratar completamente el dolor y reparar la lesión.

Leer también:  El desarrollo del bebé de 3 meses

Precauciones y cuidados posteriores al tratamiento

Aunque la terapia por ondas de shock es considerada segura, es importante que sea realizada por un fisioterapeuta capacitado y con experiencia en este tipo de tratamiento. Esto garantiza la calibración adecuada del equipo y la aplicación de la frecuencia de corriente correcta para cada tipo de tratamiento.

Es importante mencionar que la terapia por ondas de shock no está recomendada en ciertos casos. Se debe evitar realizar el tratamiento sobre los pulmones, los ojos o el cerebro. También se debe evitar su uso en la región abdominal de mujeres embarazadas o sobre áreas con presencia de cáncer, ya que podría estimular el crecimiento del tumor.

Después de cada sesión de terapia por ondas de shock, se recomienda evitar la realización de actividades físicas intensas durante unas horas. En algunos casos, también puede ser necesario utilizar una férula o soporte para estabilizar la región tratada. Estos cuidados posteriores ayudan a garantizar una mejor recuperación y minimizan el riesgo de complicaciones.

Alternativas a la terapia por ondas de shock

Aunque la terapia por ondas de shock es una opción efectiva para el tratamiento de diferentes condiciones, existen otras alternativas que pueden complementar o incluso sustituir este tipo de terapia en ciertos casos.

Algunas de estas alternativas incluyen la terapia manual, que se basa en técnicas de masaje y movilización para promover la curación y el alivio del dolor. Los ejercicios específicos también pueden ser una excelente opción, ya que fortalecen los músculos y mejoran la flexibilidad, lo cual es fundamental para la recuperación de lesiones musculares y óseas.

Otras alternativas incluyen el uso de crioterapia o calor localizado para aliviar el dolor y reducir la inflamación, así como la estimulación eléctrica nerviosa transcutánea (TENS, por sus siglas en inglés), que utiliza corrientes eléctricas de baja frecuencia para aliviar el dolor en los tejidos blandos.

Leer también:  La vinagreira: una planta medicinal llena de propiedades

Conclusión, la terapia por ondas de shock es un tratamiento no invasivo que utiliza ondas de sonido para aliviar la inflamación y estimular el crecimiento y reparación de diferentes tipos de lesiones. Es especialmente eficaz en el tratamiento de alteraciones crónicas en los tendones, problemas óseos y condiciones de la piel.

Preguntas frecuentes

¿La terapia por ondas de shock es dolorosa?

No, la terapia por ondas de shock es prácticamente indolora. En algunos casos, es posible sentir una ligera sensación de presión o vibración en la zona tratada, pero en general, no es doloroso.

¿Cuántas sesiones de terapia por ondas de shock son necesarias?

El número de sesiones necesarias varía según la gravedad y la naturaleza de la lesión. En la mayoría de los casos, se requieren de 3 a 10 sesiones para tratar completamente el dolor y reparar la lesión.

¿Cuáles son los beneficios de la terapia por ondas de shock?

La terapia por ondas de shock tiene varios beneficios, como la reducción de la inflamación local, la estimulación de la formación de nuevos vasos sanguíneos, el aumento de la producción de colágeno y la reducción de la cantidad de sustancia P en el sitio de aplicación.

¿Existen contraindicaciones para la terapia por ondas de shock?

Sí, existen algunas contraindicaciones para la terapia por ondas de shock. Se debe evitar su uso sobre los pulmones, los ojos o el cerebro, así como en la región abdominal de mujeres embarazadas o áreas con presencia de cáncer.

¿Cuáles son las alternativas a la terapia por ondas de shock?

Existen varias alternativas a la terapia por ondas de shock, como la terapia manual, los ejercicios específicos, la crioterapia, el calor localizado y la estimulación eléctrica nerviosa transcutánea (TENS).

Conclusión:

La terapia por ondas de shock es un tratamiento no invasivo y efectivo que utiliza ondas de sonido para aliviar la inflamación y estimular la curación de diferentes tipos de lesiones. Es una opción segura y cómoda que puede ser utilizada en una variedad de condiciones, tanto en el campo de la fisioterapia como en otras áreas de la salud.

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.