Nutrición parenteral: alimentando directamente tus venas

¿Te imaginas tomar tu comida favorita de una manera totalmente diferente? ¿Qué tal si tu alimentación se realizara directamente en tus venas? Es posible gracias a la nutrición parenteral, un método de alimentación que puede ser necesario en algunas situaciones. En este artículo, te contaremos todo lo que necesitas saber sobre la nutrición parenteral, sus beneficios y cómo se administra de manera eficiente.

«La nutrición parenteral: una forma alternativa de alimentación directa al corazón».

¿Pero qué es exactamente la nutrición parenteral?

La nutrición parenteral es un método de alimentación en el cual los nutrientes son administrados directamente en tu corriente sanguínea a través de una vía intravenosa. Su finalidad principal es proporcionar parte o la totalidad de las necesidades calóricas de una persona. Este método es indicado cuando se necesita mantener en reposo el sistema gastrointestinal o complementar la vía oral o la nutrición enteral.

¿Cuáles son los tipos de nutrición parenteral?

Existen diferentes tipos de nutrición parenteral que pueden ser utilizados dependiendo de las necesidades del paciente:

  • Nutrición parenteral total: se administran todos los nutrientes necesarios a través de la vía intravenosa. Es utilizada cuando el paciente no puede recibir alimentación por la vía oral o enteral.
  • Nutrición parenteral parcial: se administran solo algunos tipos de nutrientes por vía intravenosa, como complemento a la alimentación oral o enteral.
  • Nutrición parenteral periférica: las soluciones de alimentación se administran a través de un catéter colocado en una vena pequeña de la mano o el brazo.
  • Nutrición parenteral central: se administra una solución de alimentación a través de un catéter colocado directamente en una vena de mayor tamaño, como la vena cava.
Leer también:  Los Mejores Chás Para Un Abdomen Plano

¿Cómo se administra la nutrición parenteral?

La nutrición parenteral es principalmente administrada por el personal de enfermería en el hospital. Sin embargo, en algunos casos es necesario continuar la administración en casa. En estos casos, es importante seguir los siguientes pasos:

  1. Lavar las manos con agua y jabón para garantizar la higiene.
  2. Detener cualquier infusión de suero o medicamento que se esté administrando por el catéter.
  3. Desinfectar la conexión del sistema de suero con una compresa esterilizada y alcohol para prevenir infecciones.
  4. Retirar el sistema de suero anterior que estaba en el lugar.
  5. Inyectar lentamente 20 ml de suero fisiológico para asegurar que la vía esté abierta.
  6. Conectar el sistema de nutrición parenteral según las indicaciones médicas.

Durante la administración de la nutrición parenteral, es importante estar atento a cualquier signo de inflamación, hinchazón o dolor en el lugar de inserción del catéter. En caso de presentarse alguno de estos síntomas, es fundamental suspender la administración y acudir de inmediato al hospital para recibir atención médica adecuada.

¿Qué tener en cuenta durante la administración de la nutrición parenteral?

Para garantizar una administración eficiente y segura de la nutrición parenteral, es esencial seguir las indicaciones y orientaciones proporcionadas por el médico y otros profesionales de la salud. Además, se deben realizar análisis de sangre periódicos para controlar los niveles de electrolitos, glucosa, urea, creatinina, vitaminas y minerales, así como exámenes para evaluar la función hepática.

Es imprescindible utilizar el material indicado por el médico o enfermero y asegurarse de contar con una bomba de administración calibrada para garantizar que la alimentación se administre a la velocidad y durante el tiempo indicado.

Leer también:  El misterio y los beneficios del ingá

Posibles complicaciones de la nutrición parenteral

Como ocurre con cualquier procedimiento médico, la nutrición parenteral también puede presentar algunas complicaciones. Estas pueden variar dependiendo de la duración de la terapia. Algunas de las complicaciones a corto plazo pueden incluir problemas relacionados con la colocación del catéter venoso central, infección de la herida del catéter, obstrucción del catéter, trombosis, alteraciones metabólicas y alteraciones en los niveles de azúcar en sangre.

A largo plazo, las principales complicaciones de la nutrición parenteral incluyen alteraciones en el hígado y la vesícula, deficiencias de ácidos grasos y carnitina, alteraciones en la flora intestinal y atrofia intestinal. Es importante estar alerta a estos posibles problemas y seguir las indicaciones médicas para prevenir su aparición o detectarlos a tiempo.

La nutrición parenteral es un método de alimentación que puede ser necesario en determinadas situaciones en las que se requiere proveer al organismo de nutrientes de forma directa a través de la corriente sanguínea. Es esencial seguir todas las indicaciones y recomendaciones médicas durante la administración de la nutrición parenteral, así como estar atento a posibles complicaciones. Habla con tu médico para obtener más información sobre este método y cómo puede ayudarte a mantener una adecuada nutrición en situaciones particulares.

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.